Ristorante Magorabin

La filosofía de Marcello Trentini es «subvertir» su territorio. Licenciado en bellas artes y con una tesis sobre el barroco del Piamonte, siempre ha sido un gran amante de Turín, logrando captar la transformación de su ciudad a 360 grados. En febrero del 2003 abre el restaurante Magorabin, y apenas cinco años después entra a hacer parte de los Jeunes Restaurateurs d’Europe, y a partir de ese momento empieza su rápido ascenso hasta lograr la estrella Michelin en 2012. Le encanta la cocina piamontesa tradicional pero contaminada por miles de culturas distintas: hace diez años la inmigración del sur de Italia actualmente Marruecos, China, África y América del Sur. El chef declara: Es el «kilómetro cero a nivel mundial», se trata de «alimentos de temporada que no pueden ser separados por fronteras geográficas». Considera esencial empezar de una base : el territorio y de la reinterpretación de la tradición clásica, por ejemplo la interpretación del plato de ternera con salsa de atún, siempre presente en el menú y por lo tanto, se convierte en el hilo conductor de su cocina y que dio origen a su libro La Pescecarne . Su idea es mezclar en el mismo menú, incluso dentro del mismo plato, ingredientes y técnicas de orígenes diferentes. El chef define la contaminación de estas tradiciones «cocina de Turín contemporánea» sin renunciar a los platos clásicos del Piamonte. De esta manera inicia con el plato de ternera con salsa de atún hasta llegar al pescecarne (pescadocarne), pero sin renunciar a las novedades y a las nuevas combinaciones abordando los cambios como una oportunidad y con una atención positiva, que es la sal de ese gran fenómeno que es la evolución en la cocina . Actualmente el plato clásico de pimientos con bagna cauda, puede descomponerse en un helado de pimiento con polvo de anchoas y trufa. Se trata de un juego de temperaturas con frío y calor tratando de desencadenar recuerdos de la infancia en el comensal con referencia al efecto proustiano.